¿Pueden hacer algo los psicólogos con la esquizofrenia?

Siempre se ha asumido que la esquizofrenia es una “enfermedad mental” (de naturaleza médica, física o biológica) y que, por tanto, la psicología poco o nada tenía que decir al respecto. En todo caso, los psicólogos hasta ahora han venido ocupándose especialmente del trabajo de apoyo a familiares y “enfermos”. Sin embargo, se están haciendo avances a la hora de explicar el comportamiento psicótico desde el análisis de la conducta. En este sentido, no hay un enfoque que haya demostrado mayor potencialidad para eliminar el sufrimiento humano con tanta eficacia. Y, en caso de conseguir explicar y cambiar este problema, nada se le escaparía al análisis de conducta. Sin embargo, hemos de reconocer que su aplicación al campo de la esquizofrenia es poco prometedor por varios motivos:

  • El modelo imperante (el médico) tiene motivos (fundamentalmente económicos -como es el caso de la industria farmacéutica-) para mantener su monopolio. Hay que tener en cuenta que lo que más interesa a las industrias o laboratorios farmacéuticos son las enfermedades crónicas, pues los ingresos económicos están asegurados “de por vida”.
  • A las propias personas implicadas (las que padecen este problema y/o sus allegados) no les resulta fácil entender su problema desde un punto de vista alternativo (como el que ofrece el análisis de la conducta), ya que éste implica asumir gran parte de la responsabilidad sobre la problemática (responsabilidad que, en el modelo médico, recae fundamentalmente sobre los profesionales), lo cual es, hasta cierto punto, comprensible.

No obstante, diversos estudios (Marques, T. R., Arenovich, T., Agid, O., Sajeev, G., Muthen, B., Chen, L., Kinon, B. J. y Kapur, S., 2000) están demostrando que sólo un 10% de los pacientes se benefician notablemente del tratamiento con antipsicóticos, que corresponden a personas que presentan un alto nivel de sintomatología (de manera que la variación puede ser más significativa). Sin embargo, un 50% de los tratados con antipsicóticos NO presentan efecto (los fármacos y los placebo producen el mismo resultado) y un 20% de los tratados con antipsicóticos mejoran en la misma medida y en los mismos porcentajes que los tratados con placebo (lo cual no deja de ser un escaso número de mejoras). Y con respecto a los efectos antidopaminérgicos, se ha comprobado que sólo son paliativos (alivian los síntomas pero no mejoran la problemática del sujeto), lo que apoya la teoría de que la esquizofrenia no se debe (al menos exclusivamente o como causa única) al desajuste de dopamina (una tesis que se ha defendido mucho desde el modelo médico).

Lo que cabe preguntarse entonces es, ¿por qué se recetan tanto estos fármacos (especialmente los antipsicóticos) a personas etiquetadas con “esquizofrenia”? Yo planteo varias preguntas al respecto dejando ya mi valoración personal al margen:

  • ¿Se debe a que los médicos sólo diagnostican y recetan? De ser así (perfectamente respetable, pues han estudiado para eso), habría que plantearse entonces que no todas las problemáticas que afecten al ser humano han de abordarse de esta manera. Dicho de otro modo, que los médicos “no pueden con todo”.
  • ¿Se debe los poderosos intereses de la industria farmacéutica por mantener la prescripción de estos fármacos (caros y para una problemática considerada “crónica”)?
  • ¿Se debe a la falta de estudios al respecto? Esto es posible. De hecho, es necesario investigar si los efectos deseables de los fármacos se deben realmente a ellos mismos, a la interacción entre los cambios químicos que provocan y los cambios ambientales y/o conductuales o sólo a estos últimos.

Lamentablemente, y a pesar de que el análisis de conducta tiene MUCHO que hacer en este campo, nuestro futuro es poco prometedor, como he expuesto antes, ya que los intereses de la medicina (por monopolizar todas las “enfermedades” considerando, en este sentido, todos los problemas del ser humano como enfermedades con causas biológicas), de la industria farmacéutica (por aumentar o, al menos, mantener sus ingresos económicos) y de, incluso si cabe, los propios afectados y sus allegados (por dejar la responsabilidad en manos de los especialistas) chocan frontalmente con los de la terapia o modificación de conducta. Para poder avanzar en este sentido, sería necesario un cambio “de base” en el sistema de salud (como comento en otra publicación titulada “la salud mental en España”).

Anuncios

Un comentario en “¿Pueden hacer algo los psicólogos con la esquizofrenia?

  1. Pingback: Uno de cada cinco trabajadores padece enfermedades mentales | Gala Almazán Antón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s