¿Realidad o ficción?

   En muchas ocasiones, no es tanto la situación en la que nos vemos inmersos la responsable de nuestra reacción o conducta, sino la interpretación que hacemos de dicha situación. Esto explica por qué, ante una misma situación, personas diferentes tienen reacciones distintas. Y cuando hablamos de “interpretación” nos referimos a las creencias, ideas, pensamientos, imágenes, etc. que esa situación genera en nosotros y que, además de elicitar respuestas emocionales, pueden discriminar determinados comportamientos.

Hay situaciones que, efectivamente, escapan de nuestro control, son objetivamente indeseables o realmente adversas o difíciles. Pero si además a eso le unimos una serie de interpretaciones alejadas de la realidad, vamos a acabar “echando más leña al fuego”, sintiéndonos muy mal y con una probabilidad de éxito de nuestra actuación muy inferior. Por lo que si ya de por sí estas situaciones resultan difíciles, no tiene sentido hacerlas más complicadas todavía.

Cuando los psicólogos hablamos de creencias o ideas irracionales no estamos queriendo decir que la persona sea una “irracional”. En realidad todos tenemos pensamientos de este tipo en algún momento y en mayor o menor medida. Lo importante es saber identificarlos y refutarlos para que no guiemos nuestro comportamiento siempre en base a esas creencias. ¿Pero por qué estas ideas son desadaptativas? Porque generan emociones demasiado intensas, impidiéndonos pensar con claridad y abordar la situación de forma correcta. Y hay muchos tipos de creencias irracionales (desde aquéllas que magnifican las probabilidades de que algo malo suceda, hasta aquellos pensamientos caracterizados por una visión “en blanco y negro” o “todo o nada”, pasando por aquellas ideas que tienen que ver con atribuirse a uno mismo las desgracias -o los éxitos- de todo cuanto acontece alrededor, entre otras).

La siguiente pregunta sería, por tanto, ¿por qué se mantienen estas creencias si resultan perjudiciales? Las razones por las que las personas podemos tener pensamientos de este tipo son muy diversas, siendo ésta un área pendiente de investigación todavía.

  • Este tipo de creencias o ideas pueden haber sido reforzadas por contingencias ambientales antes de interiorizarse como una forma de lenguaje.
  • Las personas tienden a pensar que, por el hecho de haber pensado durante mucho tiempo una cosa o haber actuado siempre de una manera (y ser además un pensamiento o acción propios), éstos”son así”, aunque nunca haya experimentado las contingencias ambientales que lo refutaran. El resultado es que la persona interioriza esos pensamientos en forma de reglas (ej.: “si algo malo puede ocurrir, ocurrirá“, “es mejor estar siempre con alguien, por muy malo que sea, que estar solo“, etc.).
  • Discriminan conductas que, aunque sea sólo a corto plazo, aportan consecuencias deseables o agradables (una disminución de la incertidumbre, de la ansiedad, del malestar, etc. o un aumento de la sensación de control, del bienestar, etc. Hay que tener en cuenta que la incertidumbre genera mucho malestar (casi más que los malos acontecimientos), por lo que parece que las personas recurren a la certidumbre, poniéndose incluso en el peor de los casos para tener cierta sensación de control y asegurarse de que el impacto cognitivo y/o emocional será menor (ej.: si yo anticipa algo malo y ocurre, ya me habría “mentalizado”; pero si no ocurre, el resultado final será mucho mejor). Por lo que las probabilidades de no pasarlo tan mal, pensando de esta forma, se incrementan.
  • Por el sesgo confirmatorio, esto es, el pensar de una determinada manera puede fomentar que se perciban y recuerden las cosas sesgadamente (de modo que “encajen” con las ideas preconcebidas). De esta manera, los pensamientos se fortalecen (ej.: si estoy convencido de que mi hermano es alguien excelente, tenderé a recordar mejor cualquier comportamiento suyo que encaje con esa imagen previa, aunque no sea realista).

Esta forma de pensar (irracional) es frecuente en los seres humanos, pues lo cierto es que algunos de estos pensamientos suponen “atajos cognitivos” que nos han servido en alguna ocasión (ej.: ver a una persona atractiva y pensar que va a ser buena persona o que ha tenido éxito en sus negocios; ver a mi pareja de mal humor y decidir posponer un plan por pensar que no le va a apetecer; etc.). Dicho de otra manera, las personas estamos constantemente utilizando ciertos “atajos cognitivos” o “heurísticos” para minimizar el gasto que supondría tomar una decisión considerando todas las posibilidades, pensar de forma reflexiva, ejecutar una acción, juzgar a alguien, etc. Estos heurísticos a veces resultan útiles, pero otras veces nos perjudican. Y el problema es cuando nos dejamos llevar <<siempre>> por esos “atajos”, sin someterlos a prueba o a examen.

No obstante, nosotros podemos aprender a modificar estos pensamientos VOLUNTARIAMENTE. Así, podremos elegir entre mantener aquéllos que nos limitan o perjudican o sustituirlos por otros que nos ayuden a conseguir mejor nuestros objetivos. En este sentido, nuestros pensamientos han de considerarse hipótesis a contrastar, pues son tan cuestionables como los de los demás. Por lo que es preciso hacer un “trabajo de campo” mediante el cual recopilemos datos, pruebas a favor y en contra, con el fin de poder concluir finalmente si ese pensamiento es válido o no. Guiar nuestro comportamiento “dejándonos llevar” por nuestras emociones o por lo primero que se pasa por nuestra cabeza es, cuanto menos, arriesgado, siendo las probabilidades de fracasar muy altas. Por eso es preciso adoptar una actitud crítica con lo que nos rodea y con nosotros mismos, con el fin de aprender y progresar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s