Las claves para encontrar pareja en Facebook (Parte VI)

     Aquí hay que tener muy claro que para gustos los colores y que igual que habrá gente a la que no gustemos, habrá gente que sí (del mismo modo que habrá gente que nos guste y gente que no). Es preferible mostrarnos como somos (qué cosas solemos hacer o con mayor frecuencia -teniendo claro que siempre hay excepciones-) y que luego no haya sorpresas ni malos entendidos, de modo que desde el principio quienes se quieran “quedar con nosotros” (agregándonos como amigo, queriéndonos conocer –incluso en persona-) sea por lo que realmente somos. No podemos gustarle a todo el mundo, eso es imposible, porque entonces nos volveríamos locos (con cada persona tendríamos que comportarnos de un modo distinto). Y si bien las personas tienen gran capacidad de adaptación y pueden saber sacar “el registro adecuado en el momento adecuado”, es realmente complicado hacerlo si tenemos una gran lista de contactos y si además nuestro comportamiento se hace público (como en estas páginas).

También conviene añadir información sobre lo que se espera a nivel social (ej.: qué se espera del uso de Facebook) e incluso sentimental. En páginas como Facebook se incluyen algunas preguntas en este sentido (ej.: “¿Cuál es tu situación sentimental actual?”, “¿te interesan hombres y/o mujeres?”) y los usuarios pueden decidir si contestar y publicar dicha información o no. Nosotros normalmente recomendamos añadir dicha información para evitar malos entendidos (ej.: que nos contacte gente con intenciones con las que no coincidimos) o ahorrar tiempo (ej.: si alguien busca pareja, reconocer su soltería puede abrirle muchas puertas). Pero incluso conviene añadir (y esto es propio de las páginas de contactos) qué es lo que realmente se está buscando (ej.: “primero amistad y luego ya se verá”, “sin convivencia”, “para toda la vida”, “para los fines de semana”, etc.) e incluso qué tipo de personas nos suelen gustar, sobre todo si estamos buscando pareja. Esto es algo que, de hecho, cada vez van incluyendo más las diferentes páginas o redes sociales (al utilizarse cada vez más para encontrar pareja).

Por otra parte, un tema muy polémico es el de la honestidad o, por el contrario, las mentiras y la información falsa. Nosotros siempre decimos que es importante decir la verdad, pues de lo contrario estaremos perdiendo el tiempo y todo eso acabará yendo en nuestra contra y en la de los demás (pues también les hacemos perder tiempo a ellos, damos pie a confusiones, engaños, malos entendidos, disgustos, ofensas, etc.).

Con respecto a la foto, es muy recomendable poner una y saber elegir la adecuada. Cuando alguien nos busca, lo primero que les aparece es nuestra foto. Es, digamos, lo primero que tenemos para ofrecer o lo primero que van a ver de nosotros (junto con aquello que escribamos o publiquemos). La gran mayoría de estas páginas dan la opción de elegir una o varias fotos de perfil y el resto de fotos distribuidas en diferentes álbumes que uno puede organizar como prefiera.

  • En lo que a la foto de perfil se refiere, hay páginas que dejan elegir si ponerla visible para todos o mostrarla únicamente a aquellas personas que deseemos, a aquéllas que hayamos aceptado o a aquéllas cuyo perfil también incorpore foto (mientras que los que no la cuelgan, no pueden ver la nuestra). Esto varía mucho de unas páginas a otras y conviene elegir la opción con la que uno se sienta más cómodo al principio y, a medida que uno se familiarice con este tipo de páginas, probablemente se irá sintiendo menos intimidado por el hecho de “ser visto”. Una posible opción intermedia a la que recurren ciertas personas  es poner una foto de algo relacionado con uno mismo pero que no muestra directamente a la propia persona (ej.: subir fotos en las que se sale con gente, con la mascota, haciendo algún deporte, un paisaje que guste mucho, etc.). No obstante, nosotros insistimos en que tampoco conviene poner “cualquier foto”, pues es importante que se nos vea bien, se nos distinga y se nos pueda identificar cómo somos. Si aparecemos con varias personas, probablemente nos confundan con otra; si aparecemos con una persona, probablemente piensen que es nuestra pareja; y, por supuesto, es nuestro perfil, no el de nuestra mascota o nuestro sobrino o primo (dicho de otra manera, tampoco conviene incluir a otras personas en las fotos, pues ellas no tienen por qué querer ni buscar conocer gente nueva o pareja y puede que nos confundan con ellas; y esto se aplica especialmente a los niños). Nuestro consejo es poner siempre una foto, porque muchos usuarios reconocen que no acceden o contactan con diferentes perfiles porque no tienen foto (igual que solemos acceder con mayor probabilidad a anuncios de casas con fotos que a anuncios sin foto). Igual que tenemos que cuidar nuestra forma de escribir y el contenido de nuestros mensajes, también hay que cuidar el contenido y forma de nuestra foto, procurando reflejar exactamente lo que queremos transmitir, de acuerdo a la imagen que queremos dar. No hace falta que se nos vea al milímetro (como en las fotos de carné), pero nuestra imagen dará mucha información sobre nosotros. Además, si algún día vamos a quedar con alguien que no conocemos, es preferible que esa persona nos haya puesto cara y nos pueda identificar, no sólo para ahorrar tiempo y evitar malos entendidos, sino porque luego uno va con muchas expectativas o ideas preconcebidas que luego no se ajustan a la realidad, lo cual genera mucha confusión y decepción. Por lo que es mejor ajustarse a la información que tenemos que tener que imaginarse al otro, pues en ese caso acabaríamos formándonos una idea equivocada que nos puede llevar a una decepción posterior. Con respecto al tipo de foto, conviene evitar fotos en las que aparezcamos con gorros, gafas de sol, disfraces o elementos que trastoquen en cierta medida nuestra imagen, pues en ese caso sólo podrán identificarnos bien la gente que nos conoce, cerrándonos un poco la puerta a la gente desconocida.
  • Si atendemos al resto de fotos (distribuidas en diferentes álbumes), es recomendable tener imágenes de todo tipo: de amigos (porque nos muestran como una persona sociable, lo cual suele generar confianza, pero siempre y cuando ellos accedan a mostrarlas), de viajes (también pueden mostrar que “tenemos mundo recorrido”), deportes, sitios interesantes (estadios, conciertos, etc.). Incluso es recomendable que, si estamos interesados en encontrar pareja, tengamos algunas fotos con hombres o mujeres (según nuestra orientación sexual) para que se dé a entender que tenemos ciertas habilidades o características que han llamado la atención de otras personas. Lógicamente, todo depende del tipo de foto y de la imagen que queramos dar (ej.: si queremos mostrar que nuestra madre es una persona muy importante para nosotros o que somos familiares, cariñosos, etc., podemos poner una foto nuestra con ella –siempre bajo su consentimiento-).

Es cierto que hay personas que se muestran muy reticentes a la hora de colgar su foto, por los riesgos que conlleva poner fotos en Internet. Efectivamente, como se sabe, existe el riesgo de que las fotos queden “indefinidamente” colgadas en la red sin que nadie nos asegure el uso que se vaya a hacer de ellas (aunque hay páginas que ofrecen más o menos seguridad en este sentido). Esto es responsabilidad de cada usuario. Otras personas tienen miedo de que alguien les reconozca (un vecino, familiar, amigo, etc.). Esto suele ser poco frecuente en las páginas de contactos y, en otras redes sociales (como Facebook, Tuenti, etc.), en caso de ocurrir, siempre existe la opción de aceptar o no a la otra persona, lo cual se puede pactar muy adecuadamente (tal es el caso de muchos hermanos que deciden no agregarse para no compartir información privada). Por lo que generalmente o lo sabemos de antemano (en cuyo caso tenemos capacidad de actuación) o surge inesperadamente (lo cual es poco frecuente, pues para ello la otra persona ha tenido que estar mintiendo en su perfil y con toda la información proporcionada –pues de lo contrario, ya le habríamos identificado-). Y si es alguien de la zona, no pasa nada, al revés, pues esto puede traer muchas ventajas (habría más oportunidades o facilidades para quedar o ver a esa persona, por ejemplo). Asimismo, como se ha dicho antes, hay que cuidar el tipo de fotos que publicamos, porque lógicamente estarán al alcance de muchas personas (que, a su vez, se las pueden enseñar a otras –ya sabemos los riesgos que conlleva esto-). Por eso es muy importante saber elegir las fotos que vamos a ponerUna opción tiene que ver con la configuración de la privacidad y hacer listas de acuerdo con esto, esto es, personalizar o limitar lo que la gente puede ver o saber de nosotros, en función de los diferentes grupos sociales que hayamos creado. Por ejemplo, hay personas que limitan mucho el contenido para las personas que se encuentran en categorías como trabajo, familia, exparejas, etc. Si no, otra opción es configurar el perfil de manera que nos aseguramos la mayor privacidad o intimidad posible, sin excepciones.

Finalmente, conviene tener presente que se van encontrando muchos casos en los que fotos publicadas, actualizaciones, mensajes, vídeos, etc. han provocado muchos despidos, discusiones familiares, de pareja, etc. Por tanto, hay que saber manejar bien estas páginas. Una solución es crearse dos perfiles: uno más formal o de trabajo (pues además cada vez más empresas buscan perfiles por medio de este tipo de páginas) y otro más informal o personal. También suele ser conveniente crear varias cuentas de correo (Yahoo!, Hotmail o Gmail, entre otras) para que tengamos el perfil de Facebook asociado a una cuenta distinta a la habitual. Con una cuenta de correo exclusiva para las páginas de contactos se evita recibir un exceso de correos en la cuenta que se utiliza habitualmente (ej.: la del trabajo). Hay personas que, además, usan un nombre de usuario y una contraseña que no incluyen el nombre, el apellido u otros datos personales (como DNI o número de teléfono). Es cierto que esto aumenta la seguridad y la protección de los datos, pero si queremos conocer gente, atraer la atención de las personas que a su vez quieren conocer a otras personas o incluso encontrar pareja, hay que ofrecer un mínimo de información veraz y fiable (no necesariamente desde el inicio, pero sí pronto, pues de lo contrario los demás perderán el interés). Una opción es introducir los datos claros y reales sobre uno mismo al darse de alta y al crear el perfil, pero luego crear un apodo o nombre de usuario y contraseña que no sean iguales al nombre y apellidos verdaderos. Esta es una opción que cada vez incluyen más este tipo de páginas, lo cual es altamente recomendable. Ahora bien, no hay que dar jamás a otro usuario información personal innecesaria y comprometedora (sobre todo si acabamos de conocer a la persona), como números de teléfono, contraseñas, datos bancarios, correo electrónico, lugar en el que se trabaja, domicilio, etc. Esto es un error más frecuente de lo que se cree y hay que saber que ninguna página de contactos se hace responsable de las consecuencias de la revelación de estos datos.

Anuncios

Un comentario en “Las claves para encontrar pareja en Facebook (Parte VI)

  1. Pingback: Entrevista en Libertad FM | Gala Almazán Antón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s