¿Estar estresado engorda?

   Como ya se sabe, el estrés es el causante de muchos desequilibrios en nuestro organismo. Concretamente, conviene saber que cuando se atraviesan épocas de estrés, el cuerpo libera una hormona denominada hidrocortisona que favorece que la grasa corporal se acumule. Así lo sugiere un estudio publicado en la revista “Medicina Psicosomática” en el cual se encuentra que las mujeres con más grasa abdominal librean más hidrocortisona en comparación con otras que no tienen acumulaciones de grasa en esa zona del cuerpo. Como además eran personas que desempeñaban peor las tareas más estresantes, se concluyó que eran personas más vulnerables ante el estrés. Lo que se ha encontrado es que una mayor exposición a situaciones estresantes o una vulnerabilidad psicológica al estrés (mal manejo del estrés) puede implicar un aumento de los niveles de hidrocortisona y, a su vez, la exposición a la hidrocortisona puede llevar a acumular más grasa abdominal (tal y como defiende Elissa S. Epel, que ha dirigido el estudio de la Universidad de Yale).

Pero la hidrocortisona NO es la única hormona relacionada con el estrés crónico y el sobrepeso; también influyen el cortisol, la adrenalina y la norepinefrina, tres hormonas que se liberan en el organismo para estimularlo y prepararlo para el esfuerzo de “luchar” o “huir” ante una amenaza (respuestas que dependen de la división simpática del sistema nervioso). Asimismo, hay que tener presente que, ante situaciones de tensión o activación, muchas personas aprenden a “solventarlas” mediante la comida. Esto se ve mantenido a corto plazo porque, efectivamente, la persona siente cierto alivio e incluso satisfacción (por el simple hecho de comer, por comer algo apetitoso o agradable, por estar distraído con otra cosa o simplemente relajándose mientras come), pero a largo plazo el problema sigue sin resolverse (ante futuras situaciones de estrés, la persona recurrirá a lo mismo, sin llegar a aprender a manejar con éxito esa situación estresante, ya que la comida no resolverá realmente sus problemas). Yo suelo comparar este patrón de comportamiento con el “fenómeno del pastillazo”: ante el menor síntoma de apatía o de ansiedad, muchas personas recurren a las pastillas, pues lógicamente tienen un efecto inmediato sobre el organismo. Pero, ¿qué ocurre a largo plazo? ¿el problema se resuelve realmente? ¿la persona aprende estrategias adecuadas de afrontamiento? No. Si bien la medicación puede resultar útil o eficaz a corto plazo (como medida de choque), es fundamental que la persona aprenda otras estrategias alternativas que le permitan resolver o afrontar el problema adecuadamente, sin depender de pastillas (con todo lo que ello implica -efectos secundarios, habituación o tolerancia, dependencia física y psicológica, etc.-). En definitiva, la comida (al igual que la medicación), no enseña estrategias de afrontamiento; por el contrario, constituyen estrategias muy ineficaces (con consecuencias negativas para la salud física y psicológica de la persona). Por otra parte, el acelerado ritmo de vida que llevamos actualmente, propicia malos hábitos de alimentación (se come deprisa, en diferentes lugares, comida precocinada o rápida, etc.), lo cual sin duda influye en el peso corporal.

Es preciso, por tanto, aprender a manejar ese estrés, no sólo para prevenir problemas derivados del sobrepeso (problemas cardio-respiratorios, pérdida de agilidad, dolores en articulaciones, insatisfacción con la imagen corporal, etc.), sino para mejorar nuestro rendimiento y ser eficaces en tareas que demanden cierto esfuerzo cognitivo y/o motor. Hay que tener en cuenta que situaciones difíciles, molestas, estresantes o tensas son inevitables y todos vamos a tener mejores y peores momentos o vamos a pasar por situaciones indeseables que tenemos que afrontar. Lo importante es saber manejarlas, esto es, aprender a hacerles frente de la mejor manera posible para que “no pasen factura” después. Un buen entrenamiento en solución de problemas o en manejo del estrés es, en definitiva, fundamental para nuestra salud física y psicológica.

(*) Webs y artículos relacionados:
http://www.metodothinking.com/


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s