Análisis Conductual de la Novela “Sin Destino” (Imre Kertész, 1975)

(*) Aviso a los lectores: Se comentan aspectos de la novela que pudieran desentrañar gran parte de su argumento.

   “Sin destino” trata sobre las experiencias de un chico judío húngaro, Gyurka, de 14 años de edad, en los campos de concentración alemanes. Lo más sugerente del libro es que a lo largo de toda su trama vemos cómo el protagonista, mediante un modo no poco llamativo, trata de afrontar y adaptarse constantemente a su deplorable situación, logrando mantenerse en un estado de, pudiéramos decir, “normalidad” (sin tener en cuenta el deterioro progresivo de su estado físico). Esto extraña bastante al lector debido a lo desfavorecido del contexto: el chico está viviendo una situación objetivamente aversiva, dramática, nada favorecedora de conductas no depresivas. Y además de poder considerarse permanente (el protagonista permanece encerrado sin saber cuándo va a acabar su situación, por lo que tampoco puede anticipar el futuro ni pensar que traerá tiempos mejores y así hacer más llevadero el presente), no es posible de cambiar por medio de la conducta (dada su condición de preso). Precisamente por estar viviendo en una situación tan limitada, las alternativas conductuales posibles son tremendamente escasas (por no hablar de las posibles actividades placenteras) y no hay posibilidad de acceder a otros ambientes.

Sin embargo, pese a todo lo anterior, Gyurka parece tener las habilidades necesarias para no caer en la depresión (a modo de “antídoto”), de forma que a pesar de que tiene momentos tremendamente desagradables a lo largo de la novela, nunca llega a deprimirse. Concretamente, el chico es capaz de afrontar, aceptar y adaptarse a una situación lamentable, aprendiendo a vivir en esas nuevas condiciones que se han generado (pues, independientemente de qué o quién le haya llevado a esa situación, es en ella y no en otra en la que tiene que vivir, le guste o no). Es decir, son las estrategias psicológicas de aprendizaje las que le permiten superar esa situación y “normalizarla” lo máximo posible. Gyurka acepta la situación como parte de su vida, la única que tiene para ser feliz. Por lo que el chico no se plantea como única solución a sus problemas que su situación cambie, lo que contribuye a mantener su “bienestar” psicológico. A lo largo de la novela vemos cómo aprende a vivir en ese contexto, sin quejarse ni pensar en cómo serían las cosas si no fueran como son. Es cierto que a veces recuerda cómo era su vida en Budapest, sobre todo con su amigo Bandi Citrom, pero no cae en la rumiación de su triste situación ni se pasa el día comparándola con las otras buenas posibles situaciones que podría tener (lo cual sería un agravante de la conducta depresiva). Por lo que al no haber verbalizaciones, encubiertas (pensamientos) o manifiestas (quejas), sobre su situación, no hay discriminativos de pasividad ni estímulos condicionados de la respuesta de malestar. En definitiva, no se produce el comportamiento depresivo.

Posiblemente, esta capacidad para aceptar su situación tan desfavorable se vea favorecida, en primer lugar, por el hecho de que Gyurka ignora mucho de lo que sucede a su alrededor (al principio no sabe a dónde lo llevan y sólo toma conciencia de su condición de preso habiendo transcurrido bastante tiempo) y, en segundo lugar, por el hecho de que todas sus experiencias suceden poco a poco, a modo de “pasos”. Es decir, y remitiéndome a este último punto, las nuevas condiciones que se han generado y en las que a Gyurka le ha tocado vivir, surgen a raíz de la sucesión de una serie de situaciones, acontecimientos o comportamientos que conducen finalmente a esa situación tan deplorable. Pero, tal y como el propio protagonista narra al final del libro, seguramente nadie hubiese sido capaz de soportar todo aquello (tanto tiempo transcurrido, el aislamiento, el aburrimiento, la violencia, el hambre, la sed, la falta de higiene y de salud, etc.) de haber sobrevenido de golpe. Incluso podríamos considerar también que el hecho de que Gyurka no presente ningún tipo de “atadura emocional” hacia su herencia judía, tal y como podemos apreciar en distintos momentos de la novela, le ayuda a afrontar esa horrible situación. Y yo tampoco descartaría la posible influencia que puede ejercer el trabajo que tiene que realizar Gyurka en los campos como fuente de distracción y de actividad (pues el nivel de actividad está directamente relacionado con una mejora del estado de ánimo). Por último, debemos tener en cuenta que, tras muchas exposiciones continuas, sistemáticas y repetidas al mismo ambiente hostil y violento, con el paso del tiempo se disipa su capacidad de elicitar respuestas depresivas o de malestar.

Sin embargo, sí es posible apreciar cierto deterioro del protagonista, pues según se acerca el final de la novela, vemos cómo Gyurka se encuentra cada vez más abatido, menos motivado para trabajar y más dispuesto a abandonarse (hasta el punto de rozar la muerte). No obstante, yo atribuyo este cambio fundamentalmente a su estado físico tan deteriorado. Es decir, dada su condición de mal-nutrición y de falta de higiene, Gyurka comienza a enfermar cada vez más, lo que fundamentalmente le lleva a esa situación de “abandono” para acabar con la situación cuanto antes y no sufrir más.

En conclusión, el libro es un claro ejemplo de que la depresión NO es una reacción automática, sino que es un proceso activo (implica “un hacer”, como ya se ha comentado en otros posts de este blog) que depende en cualquier caso de la persona (se encuentre ante un ambiente aversivo o no). De lo contrario, no podríamos explicar por qué Gyurka no acaba deprimiéndose, a pesar de lo lamentable de su situación. Es decir, popularmente se espera (o se considera “normal”) que las personas que han experimentado sucesos o acontecimientos aparentemente “traumáticos” (un abuso o violación, estar en un campo de concentración, etc.) acaben deprimidas, pues la justificación de la depresión se suele buscar en el contexto o situación por la que pasa la persona y no en lo que ésta hace en dicho contexto. Pero, de nuevo, la depresión no es un proceso automático que surge directamente de la experiencia aversiva, sino que constituye un proceso activo de aprendizaje que se pone en marcha cuando intentamos superar una situación difícil o dramática (y muchas veces incluso en ausencia de ésta). Es cierto que determinadas situaciones aversivas (como la del libro) pueden provocar en quien las vive una serie de emociones negativas que constituyen reacciones inmediatas o automáticas; pero las cosas que haga esa persona a partir de ese momento, las estrategias que use para enfrentarse a esa situación dramática por la que está pasando o los cambios que introduzca en su contexto para adaptarse o salir de él es lo que va a determinar que desarrolle o no una depresión. Por lo que el proceso de deprimirse, lejos de ser lógico, se desarrolla a partir de los intentos fallidos de una persona a la hora de enfrentarse a determinadas experiencias difíciles y dolorosas; pero esto es justo lo que no le ocurre a nuestro protagonista.

En definitiva, la depresión es un patrón comportamental adaptado al nuevo contexto, por lo que no es inevitable y mucho menos crónico, sino que es el resultado de una historia de aprendizaje que conlleva una serie de conductas que, a la larga, lleva a una persona a estar deprimida (sin que la depresión sea la explicación causal de esas conductas, no es más que una etiqueta que las describe, nombra o engloba). Esto explica por qué no todo el mundo reacciona de la misma forma ante la misma situación, y por qué hay gente que desarrolla una depresión y gente que no. Por eso decimos que es la persona la que se convierte en un agente activo en el proceso de desarrollo de la depresión. Por lo que ésta no depende tanto del acontecimiento estimular, sino más bien de la conducta del individuo ante tal acontecimiento (lo que piensa, cómo interpreta los hechos, qué hace, qué no hace, etc.). No olvidemos, además, que las relaciones entre los eventos antecedentes, las conductas y las consecuencias de esos comportamientos pueden ser muy complejas, y esto es lo que explica que pueda haber casos tan distintos (entre ellos, el relatado en la novela).

@LOVE.COM

Gala Almazán

@LOVE.COM - Ponencia en la Campus Party de Valencia (Julio 2011)

Internet ha revolucionado nuestras vidas y, por qué no, también el modo de encontrar pareja. Pero, en este sentido al menos, Internet sigue siendo una herramienta muy nueva todavía de la que existen muchas opiniones, tanto a favor como en contra. Por eso en esta charla celebrada hoy en la Campus Party he intentado hablar del “Amor en línea” para que conozcamos realmente las características de las páginas de Internet creadas con este fin y podamos sacarles el máximo provecho posible, pudiendo entonces finalmente decidir si son una buena herramienta para nosotros o no. Hay que tener en cuenta que, como herramienta que es, puede utilizarse bien o mal. Y no olvidemos que el dónde y/o el cómo surge una relación es prácticamente anecdótico, mientras que lo importante es que esa relación surgió y se está manteniendo.

Tal y como expuse en la ponencia, inscribirse a este tipo de páginas supone muchas ventajas (control y privacidad, economía, accesibilidad, velocidad e incluso disponer de un equipo de profesionales), pero también implica riesgos o inconvenientes (hay gente que miente, se puede perder mucho tiempo, etc.). Incluso, como psicóloga, me vi en el deber de advertir de uno de los mayores riesgos de internet: el aislamiento social.

Por eso, a lo largo de la charla quise dar numerosos consejos prácticos con el fin de que las personas se decidan finalmente por probar con estas páginas y puedan sacarle el máximo provecho. En primer lugar, Internet se ha hecho para ganar tiempo no para perderlo, por lo que no tiene sentido invertir mucho tiempo en elaborar el primer mensaje de contacto, en leerse todos los correos que se reciben (pues pueden llegar a ser muchos) o en enfadarse y querer reprochar en el mismo tono a quien nos ha resultado desagradable.

Por otro lado, surgió el tema de los “tests de personalidad, compatibilidad o afinidad“: ¿hay que tomárselos al pie de la letra? Claramente no, pues son orientativos. Sí pueden servirnos para ganar tiempo en el proceso de selección, al indicarnos el grado de compatibilidad que podemos tener con los demás usuarios de la página. La verdadera utilidad está en el proceso (no tanto en el resultado) de ir contestando a las preguntas del test (pues te hacen plantearte cuestiones que posiblemente hasta ahora no te habías planteado y que, sin embargo, pueden ser relevantes de cara a encontrar pareja y mantener una relación sentimental).  Ponencia "@LOVE.COM" en la Campus Party de Valencia (Julio 2011)

También hay que saber gestionar los contactos y hacer un buen perfil (con foto y texto), para aumentar las probabilidades de éxito (que con “éxito” no me refiero a acabar con <<ésa>> persona, sino acabar con quien es adecuado y yo quiero acabar o simplemente no acabar con la persona que no es adecuada para mí).

Finalmente, dejamos espacio para los mitos y falsas creencias relacionadas con este tipo de páginas, pues hay muchos. También se plantearon y dejaron en el aire algunas preguntas como: ¿existe el amor a primera vista? ¿existen las medias-naranjas? ¿hay que pensar en el hombre ideal? donde enfaticé mucho el papel de las expectativas y de los “añadidos” con los que vamos a una primera cita o conocemos a alguien. Sin duda, todos estos aspectos dan mucho de qué hablar y os invito a participar en éste u otros posts, pues son temas que sin duda trataremos en otras ocasiones.

Si quieres ver la ponencia en Youtube puedes pinchar directamente aquí:

Artículos relacionados:

 
 
 
 

http://dossier33.com/2011/07/%C2%BFse-puede-tener-exito-en-las-relaciones-por-internet/

http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=221939

http://www.eldia.es/2011-07-16/SOCIEDAD/8–Love-com-da-claves-ligar-red-Campus-Party-Valencia.htm

http://mas.levante-emv.com/especiales/campusparty/component/content/article/1-general/52-el-amor-es-puntocom.html

http://www.20minutos.es/noticia/1112611/0/campus-party/aprender-ligar/internet/

http://www.rtve.es/noticias/20110716/campus-party-ensena-encontrar-tu-media-naranja-internet/447870.shtml

http://tv.campus-party.org/player-valencia.php?v=1VlYd1Lrdw0

http://noticias.terra.es/2011/gente-y-cultura/0716/actualidad/lovecom-da-las-claves-para-ligar-por-la-red-en-la-campus-party-de-valencia.aspx

http://es.noticias.yahoo.com/love-com-claves-ligar-red-campus-party-valencia-093419259.html

http://tn.com.ar/sociedad/00060881/tres-claves-para-enamorarse-por-internet

http://es.globedia.com/claves-exito-pareja-internet

http://www.diarioinformacion.com/sociedad/2011/07/16/ligando-online/1149534.html

http://www.vadejuegos.com/noticias/2011/07/18/lovecom-da-las-claves-para-ligar-por-la-red-en-la-campus-party-de-valencia-110120.html

http://blog.twinshoes.es/2011/07/18/claves-para-ligar-por-internet/

http://www.hoytecnologia.com/noticias/Claves-para-ligar-Campus/347891

http://laindustria.pe/tecnologia/internet/conozca-las-tres-claves-para-buscar-con-exito-pareja-en-la-internet

http://www.lapatilla.com/site/2011/07/16/%C2%BFse-puede-tener-exito-en-las-relaciones-por-internet/

http://www.eldia.es/2011-07-16/SOCIEDAD/8–Love-com-da-claves-ligar-red-Campus-Party-Valencia.htm

http://actualidad.orange.es/cultura/love-com-da-claves-para-ligar-por-red-en-campus-party-valencia.html

http://www.abc.es/20110716/medios-redes/abci-ligar-internet-sexo-201107161157.html

http://www.mediterraneodigital.com/portada/ultima-hora/2362-lovecom-encontrar-pareja-por-internet.html

http://el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=med/221886/Ciencia%20y%20Tecnolog%C3%ADa/Las-claves-para-encontrar-el-amor-en-internet-/v